viernes

De avispones y flores vírgenes

Zumban al silencio
los avispones nocturnos
que no saben lo que buscan,
que no esperan ni descansan,
que partidos vuelven
para arrastrase en la mañana.

Zumban a distancia
recorriendo los extremos,
mientras las luces se deshacen,
mientras duermen vuestras madres,
que desarmarán el descanso
acumulando horas y minutos,
para explotar en una esquina
de motores, hierbas, zorras y cianuros.

1 comentario:

Homotonto dijo...

un wachiturro más